10 cosas que no sabías de los hámsters

10 cosas que no sabías de los hámsters, al parecer a veces pensamos que conocemos todo sobre ellos. Pero la realidad es otra, antes de adoptar a un hámster debemos investigar sobre lo que necesitan. Para así poder darles una vida sana y feliz.

10 cosas que no sabias de los hámsters

Las 10 cosas que no sabías de los hámsters

1: Los hámsters son muy propensos a padecer estrés:

En estado silvestre, los hámsters son presas fáciles para muchos depredadores, por este motivo se mantienen constantemente alertas y son capaces de reaccionar rápidamente ante cualquier peligro. Por ello, estos pequeños roedores son especialmente propensos a padecer estrés y requieren un ambiente muy positivo para sentirse cómodos y seguros. El estrés en los hámsters tiene muchas causas posibles, como el sedentarismo, una estimulación mental deficiente, una higiene insuficiente en su jaula, los déficit nutricionales y algunas patologías que provocan dolor o alteran sus sentidos. Es muy importante estar atento a los síntomas de estrés en los hámsters y acudir rápidamente a un veterinario al reconocer cualquier alteración en la conducta o en el aspecto de tu mascota.

2. Tienen una esperanza de vida muy corta:

Aunque la longevidad de un hámster varía según su raza, las condiciones de su ambiente y los cuidados proporcionados por su tutor, lo cierto es que estos pequeños roedores suelen tener una corta esperanza de vida. De forma general, se estima que un hámster puede vivir entre dos y cuatro años, aunque algunos individuos pueden alcanzar los cinco o seis años de edad. Este es un aspecto muy importante a tener en cuenta antes de adoptar a un hámster como mascota, en especial cuando nos lo ha pedido un niño. Aunque estos roedores suelan requerir cuidados más sencillos en relación a su salud y bienestar, no podrán acompañarnos tanto tiempo como un gato o un perro.

3. Las hembras pueden comerse a las crías que consideran débiles:

El canibalismo animal ha sido motivo de numerosas investigaciones científicas y, aun actualmente, no es posible afirmar con total seguridad cuáles son las causas exactas de este comportamiento observado en diversas especies. En los hámsters, este fenómeno despierta especial curiosidad y preocupación, pero de forma general, podemos afirmar que se debe a que la progenitora las considera débiles o incapaces de sobrevivir.

4. Podemos saber el sexo de un hámster mirando su cola:

Difícilmente podemos diferenciar un hámster macho de una hembra con solo mirar su aspecto, pero saber el sexo de tu roedor es más fácil de lo que te imaginas. El principal método consiste en observar la zona perianal del roedor, que está justo debajo de su cola, y ejercer una leve presión para separar el pelo de la piel. En los machos, esta región es más protuberante que en las hembras, gracias a la presencia de los testículos, además observamos que la distancia entre el ano y la papila genital (pene) es más grande. No obstante, también podemos guiarnos por la glándula umbilical para ayudar a determinar el sexo de nuestros hámsters. Los machos presentan un “ombligo” más visible que las hembras.

5. Sus dientes jamás dejan de crecer:

Los dientes de los hámsters, así como de otros roedores, jamás dejan de crecer, por ello, el animal necesita desgastarlos constantemente para mantener una longitud óptima y simétrica. En estado silvestre, los hámsters se encargarían de buscar pequeños trozos de tronco o ramas de los árboles para mantener su dentición. No obstante, en el caso de los hámsters domésticos, son los tutores quienes deben encargarse de ofrecer estos elementos a sus animales de compañía. Es una de las 10 cosas que no sabías de los hámsters.

6. A los hámsters les gusta una dieta variada:

Los cuidados y la alimentación del hámster son aspectos esenciales en su crianza, que nos permiten fortalecer su sistema inmunológico, prevenir enfermedades y brindarles una óptima calidad de vida. Los hámsters son animales omnívoros que disfrutan al recibir una dieta variada y equilibrada que supla integralmente sus necesidades nutricionales.

7. Tiempo de vida:

Los hámsters viven un promedio de 2 años, pero pueden durar hasta 4 años

8. Crean sus madrigueras:

En la naturaleza suelen cavar madrigueras de túneles que pueden ser de 1 o 2 metros de profundidad y unos 10 metros horizontalmente.

9. El nombre hámster:

Proviene de la palabra alemana “Hamster” Significa “Almacenar” o “Acumular”. Este nombre les viene por su manera de guardar la comida en los sacos bucales.

10. Los hámsters tienen una visión pobre:

No perciben bien la profundidad y ven en blanco y negro. Ven solamente a una distancia de 15 cm. y para compensarlo, utilizan unas glándulas que están en los flancos (laterales y/o en el abdomen) para frotarse sobre las superficies e ir dejando un rastro de olor y así encontrar el camino de regreso a casa.

También te puede interesar:

¿Cómo domesticar a mi hámster?

Hámster adulto

Enfermedades en la piel de mi hámster

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *