Cobaya sin diente

A veces se puede dar el caso de que se les rompan los incisivos por circunstancias diversas, desde que se los han roto con los barrotes de la jaula o que desafortunadamente se nos han caído al cogerlas y se les han roto como consecuencia del golpe. Una cobaya sin diente necesita más cuidado de lo normal hablando en su alimentación.

Dientes de cobaya en crecimiento

Afortunadamente los dientes de las cobayas están en constante crecimiento lo cual significa que en dos o tres semanas volverán a tener su longitud normal. Sin embargo, mientras esto sucede puede ser que les tengamos que ayudar a comer, ya sea cortándoles las verduras en trozos muy pequeñitos o incluso metiéndoselas en la boca si ellas solas no las pueden coger. Además, puede costarles beber, así que en ese caso habría que darle agua directamente en la boca con una jeringuilla. Si vemos que así no mantiene el peso (pésala diariamente en una báscula digital de cocina) entonces tendríamos que alimentarla manualmente hasta que pueda comer sola.

Entre los motivos más comunes en que nuestra cobaya puede perder algún diente, podemos destacar caídas, peleas o por roer cosas duras, como por ejemplo los barrotes de su jaula.

En estos casos deberemos estar pendientes del animal y asegurarnos que puede continuar comiendo con normalidad, ya que, si no es capaz de roer el heno y/o el pienso, deberemos darle frutas y verduras para facilitar su alimentación al tener una consistencia más blanda que el alimento en seco.

Cobaya sin diente por falta de vitamina C

Esta suele ser más grave, ya que no se debe a algún tipo de accidente, sino a una enfermedad que puede volverse muy grave para ellas.

La caída de los dientes a causa de la inflamación de las encías, puede ser uno de los síntomas. También podemos encontrarnos con parálisis de sus extremidades posteriores.

En este caso acudiremos al veterinario, y le aportaremos a nuestra cobaya una alimentación rica en vitamina C, incluyendo algún tipo de complemento vitamínico en el agua hasta que se recupere. También le procuraremos un par de horas de sol directo (evitando las horas de mayor intensidad), para que su organismo pueda absorber con mejor eficiencia las vitaminas y minerales.

Alimentación de la cobaya

En cualquier caso, jugamos con una pequeña gran ventaja, y es que como los dientes de la cobaya no paran de crecer durante toda su vida, seguramente en unas dos o tres semanas, nuestra cobaya habrá recuperado el diente roto y podrá comer con normalidad.

Sea como sea, lo mejor es ofrecer a nuestra cobaya una alimentación equilibrada: heno a libre disposición para el correcto desgaste de sus dientes, un pienso de calidad y rico en vitamina C, y hortalizas y verduras con un alto contenido de esta vitamina.

Te puede interesar Alimentación de la cobaya

Rotura de los dientes

Uno de los casos por los que se puede generar un problema dental en las cobayas es por la rotura de los dientes. Si tu roedor se da un golpe contra algo puede producirse la rotura de uno de ellos por lo que es importante que prestes atención a lo que sucede después. Si uno de los dientes que la cobaya tiene delante se rompe, supondrá que el que tiene al lado siga creciendo a una velocidad diferente. Además, el hecho de que sean diferentes implicará que el desgaste sea distinto el uno del otro, por lo que se pueden generar problemas.

Uno de los problemas es que uno crezca más que el otro y así se puedan formar heridas en las encías. Por otro lado, también puede romperse el diente en la parte de la encía por lo que podría estar creciendo deformado si no se le presta atención o si no lo ve un especialista. La solución a este asunto es igualar el otro diente, algo que hará sin ningún problema tu veterinario. Estos suelen utilizar un utensilio especializado para cortar o limar los dientes que no supone ningún problema para tu mascota. Hay personas que también liman los dientes en casa a sus cobayas, pero siempre es más conveniente que lo haga un especialista.

Sobrecrecimiento

Otro de los grandes problemas que suelen tener tanto las cobayas como muchos otros tipos de roedores es el sobrecrecimiento dental. Este es uno de los problemas dentales que puede llevar complicaciones puesto que pueden generar situaciones complicadas para nuestra mascota. El sobrecrecimiento dental se puede producir por diferentes motivos, entre ellos, un golpe muy fuerte o por cuestiones genéticas.

Este sobrecimiento consiste en que los incisivos no dejan de crecer por alguna razón y provocan diferentes problemas. Uno de ellos es que, al no dejar de crecer, los de abajo se pueden clavar en la parte de arriba de la boca de la cobaya y generarle heridas que deberán ser tratadas con algún antibiótico o desinfectante. Por otro lado, si no se presta atención a este sobrecrecimiento, la cobaya no podrá comer correctamente y tampoco beber agua. Esto puede suponer un problema también para la deglución del alimento, por lo que hay que prestar mucha atención a estas situaciones.

La mejor forma de evitar este sobrecrecimiento es proporcionar mucho heno a nuestra mascota, que desgasta muy bien los dientes y utilizar una piedra de calcio para que la muerda y desgaste los dientes incisivos. Sin embargo, si el sobrecrecimiento ya no tiene remedio deberás ir al veterinario para que recorten los dientes cada determinada semana. Una vez que crecen por primera vez, ya lo harán siempre, por lo que tendrás que llevar a tu mascota cada cierto tiempo al veterinario. Si quieres que sea definitivo, tendrás que optar por quitarle los incisivos a tu cobaya de forma quirúrgica, algo que no supondrá problema para ella porque dispone de los molares para comer.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.