Diferencias entre los hámsters y ratones

Las diferencias entre los hámsters y ratones son varias. Pareciera que son iguales pero la realidad es otra, cada uno tiene características que los hacen únicos. De esto hablaremos hoy, para ayudarte a identificar a cada uno. En el mundo de la salud, prevenir siempre es curar. Una primera visita al veterinario, será buena para que lo conozcan y te orienten sobre temas tan importantes y delicados como su alimentación, desparasitación interna y externa, estado actual de los dientes, futura esterilización, etc.

¿Cuáles son las diferencias entre los hámsters y ratones?

Ratones:

diferencias entre los hámsters y ratones

El ratón común tiene una longitud que varía entre 7,5 – 10 cm (desde el hocico hasta la base de la cola) y una longitud de cola entre 5 – 10 m. El peso es de unos 40 – 45 g.
El ratón adulto cuenta con 16 dientes que son usados para sostener y masticar alimentos. Están divididos en un par superior y un par inferior de incisivos en la parte delantera de la boca. Poseen entre dos y cinco dientes de mejilla que son usados para roer, pero cuando los usan los incisivos delanteros dejan de moverse. Los incisivos de la parte delantera están creciendo continuamente y se mantienen afilados y fuertes. Para evitar que se alarguen demasiado deben roer alimentos duros. Al igual que los hámsters son capaces de correr hacia atrás para escapar de sus depredadores. En carrera la zancada es de unos 4,5 cm y es capaz de saltar verticalmente hasta 45 cm.

Curiosidades de los ratones:

Una de las diferencias entre los hámsters y ratones es que, los ratones que se consiguen más fácilmente como mascotas son los ratones domésticos. Mediante cruzamientos se han ido destacando sus mejores características en cuanto a docilidad y variedad de colores. De hecho, existen en la actualidad cerca de 40 variedades, como los Himalaya, perlados, canela, azules o plateados. Sin embargo, estos son los “pura sangre” del circuito de ratones, los que tú puedes encontrar en una tienda son más sencillos, generalmente blancos, marrones o con manchas.

Comportamiento:

Los ratones pueden ser unas mascotas sumamente entretenidas y uno puede pasarse horas mirándolos jugar. Son más escurridizos y difíciles de tomar que otros roedores más grandes, pero si los acostumbras desde pequeños puedes llegar a domesticarlos como para que se dejen recoger y tomen la comida de tus manos. No son animalitos demandantes, cuidarlos es bastante sencillo y económico y ocupan muy poco espacio.
Su comportamiento social se puede dividir en dos, clasificadas según el contexto ambiental. En edificios y zonas urbanas muy cercanas a los seres humanos el comportamiento es llamado ‘comensal´´. Aquí las poblaciones poseen abundante alimento, lo que trae unas altas poblaciones concentradas en la misma zona. Cuando las poblaciones son muy grandes debido al exceso de alimentos, existen menos enfrentamientos entre machos y hembras. Aunque no están exceptas, ya que siempre se defenderán las parejas femeninas y los territorios.

Los hámsters:

diferencias entre hámsters y ratones

Los hámsters tienen colas más pequeñas que los ratones, y algunos ni siquiera pueden tener una cola. También son un poco más grandes que los ratones. Los hámsters son muy territoriales y no se consideran sociales, es por eso que no encontrarás muchos que compartan una jaula. Los hámsters son omnívoros, lo que significa que comen tanto plantas como animales.
Se adaptan sin dificultad a la vida en cautiverio, de hecho, se reproducen con suma facilidad, siendo una mascota muy popular en la actualidad, principalmente por el poco espacio que requieren para su subsistencia y la comodidad de poder disponer de un ejemplar en cualquier tipo de vivienda. En estado salvaje viven en continente americano y asiático.

Curiosidades de los hámsters:

Son animales de hábitos nocturnos, dependiendo de la especie, algunos son sociables con sus congéneres, como es el caso del hámster enano, otros por el contrario son muy territoriales, por ejemplo, el hámster dorado. Es recomendable tener animales de la misma variedad, con el fin de evitar enfrentamientos o peleas que redundan negativamente en su salud; además, en la mayoría de los casos, si decidimos tener una pareja, deben estar separados y solo permanecer juntos durante el tiempo que dure el apareamiento.

También te puede interesar:

¿Por qué mi hámster muerde los barrotes de su jaula?

¿Cómo domesticar a mi hámster?

Hámster adulto

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *