Hámster deprimido ¿Por qué pasa esto?

¿Cuáles son las actitudes más comunes del hámster deprimido? Interpretar sus emociones puede resultar difícil, especialmente si eres nuevo con estos hámsters. Por ello, es importante indagar para intentar identificar las conductas a través de las cuales el animal expresa su malestar si se encuentra feliz está satisfecho. ¿Cómo notar rápidamente si algo anda mal? Aquí están las señales irrefutables de que el hámster está deprimido.

hámster deprimido

Señales de un hámster deprimido y estresado

Hiperactividad:

Los hámsteres estresados suelen mostrarse constantemente hiperactivos y difícilmente estarán tranquilos y serenos en su jaula. Pueden moverse constantemente, correr en su rueda muy rápidamente, mostrarse más nerviosos o alertas que de costumbre, trepar los barrotes de su jaula, y hasta reducir sus horas diarias de sueño.

Es una clara señal de que el animal tiene mucha tensión acumulada y que necesita liberarla para recuperar su equilibrio. Y si el roedor no cuenta con un ambiente enriquecido para gastar energía y liberar la tensión de forma positiva (jugando y ejercitándose, por ejemplo), podrá mostrar numerosos problemas de comportamiento, como la destructividad, la agresividad y las estereotipias.

Hábitos inusuales:

Todo hámster necesita vivir en un ambiente enriquecido para ejercitar sus capacidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales. Si el roedor es sometido a una rutina sedentaria en un entorno poco estimulante, intentará gastar energía y aliviar el estrés de otras maneras, pudiendo adoptar ciertos hábitos inusuales y hasta peligrosos. Uno de los hábitos inusuales asociados al estrés en el hámster es morder los barrotes de su jaula, una conducta que puede llegar a afectar gravemente su salud.

No quiere comer:

Si bien los hámsters tienen un gran apetito y suelen ser bastante flexibles con respecto a su alimentación, de forma ocasional podremos observar que el hámster no come pienso cuando no le agrada alimento que se le ofrece, no se ha hecho una adecuada transición del viejo al nuevo e incluso cuando su alimentación es monótona y no se le ofrecen verduras y frutas recomendadas.

Los hámsters necesitan y disfrutan al recibir una alimentación variada que supla enteramente sus requerimientos nutricionales. Si bien podamos elegir un pienso para hámsters disponible en el mercado como base de su dieta diaria, lo ideal es incorporar también alimentos naturales y frescos para complementar su dieta.

Mi hámster duerme todo el día

No podemos permitir que esto ocurra, pues poco a poco se irá apagando y su sistema inmune decaerá hasta el punto de que será presa fácil para las enfermedades. Una de las pistas es que dormirá muchísimo, porque estará deprimido, triste y sin ganas de nada; pero cuidado, no podemos generalizar y no todos los hámsters son iguales, algunos pasan por episodios de hiperactividad y están especialmente nerviosos.

Es decir, si detectas alguno de estos síntomas, y crees que puede morir por sentirse solo, tienes que actuar. La clave no es conseguirle compañía, sino jugar más con él, participar en su vida, alegrar y mejorar su jaula y darle libertad, motivarlo y disfrutar con su compañía; porque un hámster no es un juguete ni un peluche, sino un ser vivo.

Consejos para tratar a un hámster deprimido

Todos los animales, nosotros incluidos, tienen muy asociada su salud a su estado anímico. Un hámster, un humano, un gato e incluso un pez, si son felices, se sienten plenos, comen y beben bien, se sienten queridos, amados y cuidados, vivirán mucho más tiempo. Sin embargo, si se siente triste, morirá antes.

Puede que un hámster no se muera de soledad si vive solo en su jaula, pero si no le haces caso, no juegas con él y no lo cuidas, eso sí que le afectará a su carácter, agravando o provocando la aparición de alguna enfermedad oportunista.

También te puede interesar:

Mi hámster tiene sarna ¿Que es? ¿Cómo curarlo?

¿Es mejor adoptar a un hámster o a un cuyo?

¿Es necesario vacunar a mi hámster?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *