Iguanas rojas

Las iguanas rojas (iguana iguana) lo que lo distingue entre las demás iguanas, como dice el nombre es el color, es una excelente trepadora y puede correr a muy grandes velocidades. Continúa leyendo en este artículo te informamos de todo lo que necesitas saber sobre este reptil.

Taxonomía 

  • Nombre común Iguana roja, iguana común
  • Nombre científico iguana iguana
  • Suborden Lacertilia
  • Infraorden Iguania
  • Familia Iguanidae

Hábitat y origen de las iguanas rojas

La iguana roja es propia de zonas húmedas selváticas, esta especie es originario de América Central, América del Sur y también la podemos encontrar en las pequeñas Antillas.

En la naturaleza su hábitat son los bosques tropicales. La podemos localizar tanto en el suelo como subida a los arboles; ya que este reptil es una muy buena trepadora y le encanta estar en las ramas de los arboles altos.

Iguanas rojas y su descripción

Existen dos especies de lagarto del género iguana poseen una papada, un par de espinas que corren por la espalda hasta la cola y un tercer ojo en la cabeza. Este último es conocido como ojo parietal, el cual parece una escama pálida de la cabeza. Detrás del cuello hay unas escamas que se asemejan picos, nombrados escamas tuberculares.

Las iguanas rojas llegan a medir de la punta de su cola hasta su boca de 100 a 150 centímetros de longitud. En el cuello y dorso tiene una cresta muy grande, formada por espinas independientes, sin olvidar que se encuentra otra serie de espinas similares que aparecen bajo el mentón. Su cuerpo y su cola son alargados y estrechos y pueden llegar a dar golpes muy fuertes cuando llega a molestarse con el depredador, aunque es un animal inofensivo mientras no le hagas nada.

Alimentación 

En su alimentación de la iguana roja es común con la iguana verde; ya que son herbívoras, es decir se alimentan de vegetales, hojas verdes y frutos.

Los vegetales buenos para las iguanas rojas, que no tienen contraindicaciones y son nutritivos son: hojas de berza (repollo gallego), hojas de nabo, hojas de mostaza, perejil, hojas de diente de león, rapini, judías verdes, higos (frescos o secos), pimientos verdes, escarola, frambuesas, puerro, guisantes, zarzamora, uvas, rábano, quingombó, peras, tunas (fruto de cactus) y chirivía.

Calcio y vitaminas

Para equilibrar la de dieta de la iguana, es recomendable espolvorear algo de suplementos sobre la ración para evitar deficiencias.

Para el calcio busca una fórmula que contenga solo calcio y vitamina D3, sin fósforo. Recuerda que la mayoría de los vegetales que comen las iguanas tienen más fósforo que calcio y tienes que tratar de contrarrestar este desbalance. Para saber cuánto darle, intenta estimar cuánto calcio contiene la dieta que estás preparando usando como guía la lista con el contenido de calcio en los vegetales. Si estás usando los que tienen 2:1 o más, no necesitarás suplementar, pero si usas los más pobres en calcio, entonces agrega suplemento o cambia la formulación.

Comportamiento de la iguana roja

  • Este reptil es muy dócil, sobre todo cuando son criados en cautividad y los ejemplares que compramos son jóvenes y con el tiempo se hacen a nosotros.
  • La boca y la cola son sus mecanismos de defensa y las armas que usan para defenderse. Las usarán si se sienten acorraladas o atacadas.
  • Las iguanas tienen fama de tener un carácter agresivo. Este se intensifica aún más cuando llega la época de celo, en la que los machos se pelean por ganar el amor de las hembras, emiten silbidos, se les hincha el cuerpo o inflan su papada.
  • En época de celo son incluso capaces de dar coletazos contra el terrario hasta llegar a romper su cola.
  • No obstante, hay que tener cuidado a la hora de sacar su comedero o bebedero ya que podría mordernos.

Oído

La oreja de la iguana roja es conocida como tímpano, que es una estructura externa localizada cerca de los ojos, y en realidad no procesa el sonido, simplemente lo transmite a un oído.

Visión

Las iguanas tienen una excelente visión y pueden ver cuerpos, sombras y movimientos a muy grandes distancias. Este reptil usa sus ojos para navegar a través de selvas densas, así como también para encontrar comida; también cuentan con ciertas señales visuales para comunicarse con otras iguanas rojas o iguanas verdes.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *