Lactancia de las cobayas

La cobaya es una especie de roedor doméstico originario de América del Sur. Su nombre científico es Cavia porcellus y en su zona de origen se conoce a este animal como cuy, cuyi, cuye, cuyo y jaka. En España se conoce también como cobayo, conejillo de indias o conejo de indias. A continuación, te hablaremos sobre la reproducción, gestación y lactancia de las cobayas, continúa leyendo.

Reproducción de la cobaya

La reproducción empieza con el cortejo del macho. La cobaya es una especie que, para reproducirse, precisa de una presentación del macho y la hembra y un cortejo por parte del mismo, para estimularla y permitir que lo acepte. Una vez aceptado, el macho la monta varias veces. Es importante antes de hacer reproducir a tu cobaya, que esté en buen estado de salud, no esté obesa y tenga la edad adecuada para criar.

Hay que tener en cuenta que la cobaya es un animal precocial. Eso quiere decir, que sus crías tienen el mismo aspecto que los adultos desde el momento del nacimiento y casi pueden valerse por sí mismas. Las crías son relativamente grandes en relación con el tamaño corporal de la madre y por ello es importante que el primer parto se produzca antes del cierre de la sínfisis pélvica, para ayudar a dilatar la cadera y que el parto no sea peligroso.

Una cobaya que no haya parido nunca antes del año de vida, será una cobaya cuya crianza supondrá un riesgo más alto que otra que haya tenido un parto anteriormente.

También te puede interesar cobaya en celo

Gestación de la cobaya

La gestación de la cobaya dura poco más de dos meses. Es una gestación bastante larga comparada con otras especies y relacionándola con su tamaño corporal y su peso.

Las cobayas tienen una media de dos crías, siendo frecuentes partos de 3 crías en cobayas multíparas. Los partos de más crías no suelen llegar a buen término.

Durante el embarazo, tendremos en cuenta que las necesidades de vitamina C de las cobayas pueden incrementarse considerablemente. Con lo cual, deberemos aumentar el número de vegetales ricos en vitamina C o darle un suplemento vitamínico, pero siempre supervisado por un veterinario.

También deberemos evitar situaciones estresantes para el animal, ya que pueden provocarle un aborto. Con lo cual, los cuidados se resumen en tranquilidad y buena dieta. No es necesario separar el macho durante la gestación.

El momento del parto se da entre los 60 y los 70 días de gestación, podemos calcularlo para poder estar pendientes. Muchas veces paren de noche, pero no es una norma exacta. Los huesos pélvicos empiezan a separarse en los 10 días anteriores al parto, pero es algo que seguramente no apreciaremos. Cuando la cobaya pare, lo más recomendable es no intervenir y mantenerse al margen lo máximo posible.

Lactancia de las cobayas

La lactancia de las cobayas te podemos decir que con pocas horas de vida ya empiezan a comer alimento sólido igual que su madre. Independientemente de que enseguida pueden comer, los bebés cobaya deben mamar durante 3 semanas mínimo para asegurarnos de que más tarde tendrán un desarrollo adecuado de sus huesos y de su sistema inmunológico.

Cuando todo va bien, los bebés mamarán de su madre aproximadamente durante un mes, aunque la frecuencia de mamar irá disminuyendo hacia la segunda-tercera semana. Muchos criadores aconsejan separar de la madre a los machos antes de ese plazo ya que no es tan extraño que los bebés machos maduren sexualmente a una edad muy temprana y antes del mes dejen preñada a su propia madre.

Una vez terminada la lactancia, los bebés ya están preparados para ir a sus nuevos hogares o seguir creciendo junto a su familia.

También te puede interesar crías de la cobaya

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *