Como lavar o limpiar el caparazón de una tortuga

Las tortugas son unos animales de tipo reptil. Se dice que estas criaturas han vivido en la era de los dinosaurios. Son de sangre fría, y tienen fama de ser muy lentas, su característica principal es el caparazón, donde ahí se pueden esconder, meten todas sus extremidades (patas, cabeza, cola). Este animal está tomando más fuerza como animal de compañía o mascota, muchas personas la prefieren por ser un animal tranquilo, y fácil de cuidar. En muchas ocasiones el reptil se puede ensuciar de lodo, o le puede salir algas porque el agua está muy sucia, acá te diremos como puedes lavar o limpiar el caparazón de una tortuga cuando esta se encuentre muy sucia.

También te podría interesar los siguientes artículos:

Como saber si la tortuga quiere a su dueño”.

Diferencia entre tortuga hembra y macho”.

Como saber la edad de la tortuga”.

Que instrumentos usar para limpiar el caparazón

Cepillo de dientes

El cepillo de debes que usar tiene que ser de cerdas de dureza media. Por qué si usas las cerdas suaves te costara mucho sacar la suciedad y si usas las cerdas duras, puedes lastimar a la tortuga.

Vasija

Puede ser también un recipiente amplio donde quepa la tortuga, para que sea fácil su lavado o baño.

Papel periódico

Papel higiénico

Agua tibia

El agua tibia relajará a la tortuga y además suavizará la suciedad del caparazón para poder sacarlo más fácilmente.

Limpiar el caparazón de una tortuga

Como lavar o limpiar el caparazón de una tortuga

Debes tener en cuenta es que tener una mascota bien cuidada y limpia es tu obligación como amo. Obviamente debes hacerlo con delicadeza y suavemente, utilizando un cepillo de dientes y agua ni muy fría ni muy caliente.

Instrucciones:

  1. Para limpiar una tortuga debes encontrar un recipiente adecuado en el que preparar el baño de tu tortuga. Llénalo de agua tibia hasta donde la tortuga pueda quedar completamente sumergida en el agua.
  2. No uses ningún tipo de jabón o cera en tu tortuga, esto puede dañarla o enfermarla.
  3. Moja el cepillo de dientes en el agua tibia. Frota las zonas sucias del caparazón de tu tortuga, hazlo suavemente. No olvides limpiar los huecos, donde suelen colarse algas.
  4. No obligues a salir a tu tortuga de su caparazón en caso de que esté escondida. Respeta la decisión de tu mascota y continúa limpiándola con suavidad. Si no llegas a algún área, déjalo estar, pero no fuerces a la tortuga. Recuerda que la tortuga puede sentir su caparazón, así que no friegues muy fuerte. Luego, friega las patas de la tortuga, la cola y el cuello; sin embargo, ten cuidado con estas áreas ya que son más sensibles. Finalmente, friega el plastrón de la tortuga (el vientre) y asegúrate de eliminar toda el alga y la suciedad entre las escamas.
  5. Enjuaga con agua tibia y con suavidad a tu mascota cuando consigas que quede libre de algas. A continuación, introdúcela nuevamente en su hábitat.
  6. Seca su caparazón ayudándote de papel higiénico y hazla caminar sobre papel de periódico.
  7. Deshazte del agua de la bañera cuidadosamente.Para evitar el riesgo de la contaminación por salmonella, no debes verter el agua de la bañera en el lavabo. En vez de eso, hazla pasar por el inodoro y asegúrate de lavarte bien las manos con jabón y agua tibia cuando termines.

Cuando saques a este reptil aprovechar para limpiar también el acuario, acuaterrario o el recipiente donde este. La higiene de su hogar es primordial. Para lavar o limpiar el caparazón de una tortuga terrestre es el mismo procedimiento que anteriormente te describimos.

¿Por qué bañar a la tortuga?

Las tortugas acuáticas pasan la mayor parte de sus vidas en el agua y, si sus tanques se mantienen limpios, es raro que necesiten un baño especial. Sin embargo, tu tortuga puede beneficiarse de una limpieza si es que le empieza a crecer algas en el caparazón o si muda de piel a fin de ayudarle a eliminar las células muertas de la piel.

Las tortugas semiacuaticas necesitan el baño más seguido, aproximadamente una vez cada 15 días. Cuando las tortugas están en un tanque sin filtro o sin las medidas higiénicas necesarias, es muy común que se llenen de algas el recipiente, hasta el caparazón de la tortuga.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *