Urolitiasis en hurón o piedras en las vías urinarias

El hurón es un mamífero del orden de los carnívoros, de unos 35 cm de longitud (cola incluida), cuerpo alargado muy flexible, patas cortas, cabeza pequeña, hocico afilado, cola larga y pelo suave y espeso de color blanco amarillento; es una variedad doméstica del turón, utilizada para cazar conejos; vive en Europa y Asia. Estos mamíferos como cualquier otro animal se pueden enfermar por diferentes causas. En este artículo hablaremos sobre una enfermedad en especial, que es la urolitiasis en hurón o piedras en las vías urinarias.

También te pueden interesar los artículos:

Mi hurón no quiere comer ¿Qué debo hacer?”.

Mastitis de hurón”.

Lactancia de los hurones”.

Los hurones son animales más parecidos al perro que al gato, sobre todo a nivel veterinario. Es necesario vacunarlos contra la rabia. Son enérgicos, curiosos y les gusta jugar con sus dueños. Dicen que los humanos domesticaron hurones por la curiosidad que despertaban; sea esto cierto o no, su curiosidad es superior a su instinto y esto hace que sus posibilidades de supervivencia en nuestro entorno sean bastante limitadas. En proporción, los hurones causan muchos menos daños que los perros o gatos.

¿Qué es la urolitiasis?

La urolitiasis en hurón o piedras en las vías urinarias de los hurones es una condición en la que algunos compuestos llamados urolitos se forman en el tracto urinario. Esas pequeñas partículas son conocidas también como piedras, cristales o cálculos y son causados por factores metabólicos y dietéticos que afectan a la acidez de la sangre del hurón.

¿Qué son los urolitos?

Urolitiasis en hurón

Los urolitos son ásperos por naturaleza, por lo que causan inflamación en la uretra, en la vejiga y en los riñones. Los riñones también pueden inflamarse debido a infecciones bacterianas secundarias. Los hurones que sufren de litiasis se lamen o muerden la zona urinaria. Mientras que algunos son incapaces de orinar o al menos de orinar adecuadamente, otros miccionan frecuente pero sólo en pequeñas cantidades. En los casos graves, la litiasis urinaria puede conducir a insuficiencia renal.

¿Qué causa la urolitiasis o piedras en las vías urinarias?

Esta enfermedad es causada por varios factores, como por ejemplo el consumo de alimentos para perros, la mala calidad de la comida o las dietas con proteínas de origen vegetal. La retención anormal de la orina también puede dar lugar a urolitiasis.

Síntomas clínicos de hurón

Los síntomas clínicos que presenta el hurón por el cual, puedes ver si tu mamífero está enfermo, es la siguiente: se encuentran la micción dolorosa, la orina turbia, la sangre en la orina, la pérdida de apetito, la debilidad, el mal olor de la orina, el dolor abdominal, la deshidratación y el letargo (estado de cansancio que implica la disminución de la energía, la capacidad mental y la motivación).

Son más comunes en los hurones adultos de entre tres y siete años de edad, especialmente si son machos.

Conclusión

Los cálculos urinarios son relativamente frecuentes en hurones alimentados con dietas basadas en carbohidratos y proteína de baja calidad, así como en aquellos que padecen cistitis causadas por bacterias productoras de ureasa. El tratamiento debe incluir la eliminación quirúrgica de los urolitos y el tratamiento de la causa desencadene para prevenir recidivas.

Actualmente la urolitiasis es poco frecuente en los hurones debido al desarrollo de dietas específicas para esta especie.

Curiosidades sobre el hurón

Dejando a un lado el tema de la urolitiasis en hurón o piedras en las vías urinarias, a continuación, te mencionaremos porque estos mamíferos son únicos y muy especiales,

Los hurones pasan la mayor parte del tiempo, de catorce a dieciocho horas al día, durmiendo, pero cuando están despiertos son muy activos, dedicándose a explorar a su alrededor de forma exhaustiva.

Son animales crepusculares, es decir, que son más activos durante el amanecer, el atardecer y parte de la noche.

Si están enjaulados, deben ser sacados de forma diaria para que hagan ejercicio y satisfagan su curiosidad; necesitan al menos una hora y un lugar de juego.

Los hurones pueden utilizar una caja (preferiblemente esquinera) para realizar sus deposiciones con un poco de entrenamiento, aunque es necesario tener cajas en distintos cuartos porque no la buscarán si les queda lejos.

Son audaces a puntos peligrosos y exploran cualquier agujero que encuentren, incluidos los desagües para la lluvia y las bolsas para personas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *